Breaking News
Loading...

Translate

sábado, 12 de junio de 2010

Info Post
La gente acosa a Jesús, difícilmente podía tener un día de tranquilidad, puesto que las multitudes le buscaban para que las sanase. Muchos de ellos solo buscaban a Jesús por los panes y los peces pero había otros que eran sinceros en su búsqueda.


Una de esas personas fue la mujer tiro fenicia. Jesús deseaba estar un tiempo a solas con sus discípulos por esta razón se retiro de galilea, hacia el norte de la costa del mediterráneo. “Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y Sidon. Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor hijo de David, ten misericordia de mi! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio” (Mat. 15:21-22).

Pero Jesús no le contesto, la ignoro. ¿Te has sentido alguna vez ignorado por alguien? usualmente si alguien nos ignora nosotros no seguimos insistiendo, pero esta mujer estaba decidida a ser atendida.

Los discípulos comenzaron a incomodarse y le pidieron a Jesús que la despidiera para que no siguiera insistiendo por el camino. Lo que ellos no entendían era que estaban a punto de recibir una gran lección.
Las primeras palabras de Jesús sonaron un tanto rudas y parecían estar de acuerdo con las ideas de los discípulos, “No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel” (ver.24). Esto abría sido suficiente para que cualquier persona desistiera pero ella postrándose en tierra le adoro y le rogó “señor socórreme”
En ese momento los ojos de Jesús se iluminaron y su corazón se conmovió al ver tanta fe, la mujer pudo ver en sus ojos esperanza, fue por esto que cuando Jesús le dice que no es licito quitarles el pan a los hijos para dárselos a los perrillos debajo de la mesa, lejos de ofenderse esta mujer respondió: si soy una perra me corresponde algo de la comida que se le da a los perros. Entonces Jesús no pudiendo contener mas su alegría le dijo: “Oh mujer grande es tu fe; hágase contigo como quieres”

¿Que es tener fe? ¿Cómo definiría usted esta palabra? ¿Cree usted que creer y tener fe son siempre sinónimos? Si la mujer hubiese creído lo que Jesús le decía se hubiese ido mucho antes que la compararan con los perritos.

Fe es conocer, comprender y confiar. La mujer conocía que Jesús era el Mesías el hijo de David. Ella comprendía que no era parte del pueblo escogido de Dios (era de los perritos debajo de la mesa). Pero también confiaba en que el señor no la dejaría desamparada a pesar de todo.

Al contemplar a Jesús y dedicar tiempo a estudiar su palabra a fin de conocerlo mejor, llegaremos a tener esa confianza en el altísimo que es la fe verdadera.

¿De que manera usaras las horas de este sábado a fin de conocer mejor a Jesús y confiar mas en el?
Entrada más reciente
Previous
This is the last post.

0 comentarios:

Publicar un comentario

deja tu comentario aquí...