Breaking News
Loading...

Translate

lunes, 6 de julio de 2015

Info Post
GT Ng es el secretario ejecutivo de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. En esta foto de archivo, que se dirige a los delegados de la reunión de primavera en la sede mundial de la denominación en Silver Spring, Maryland, Estados Unidos, el miércoles 9 de abril de 2014. [fotografía: Ansel Oliver]
La Iglesia Adventista del Séptimo Día comenzó con un puñado de cristianos milleritas tratando de dar sentido al gran chasco en 1844, cuando Jesús no regresó como se esperaba. Este pequeño grupo de miembros fieles se negó a renunciar a su fe. Se sacudieron el desaliento y resueltamente obedecieron el mandato bíblico de profetizar “sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes” (Apocalipsis 10:11).1
De las cenizas de la historia surgió un movimiento del tiempo del fin. Durante las décadas siguientes este pequeño grupo Adventista creció hasta convertirse en un movimiento global, profético de más de 18 millones de miembros. Se pueden encontrar en 216 de los 237 países y áreas del mundo reconocidos por las Naciones Unidas, y operan 148.023 congregaciones, 173 hospitales, 2.164 escuelas secundarias y terciarias, 21 industrias de la alimentación, 15 centros de medios de comunicación, y 63 editoriales. De un grupo desorganizado a una iglesia mundial, la transformación es ¡poco menos que un milagro!
En la primera sesión de la Asociación General en 1863 en Battle Creek, Michigan, 20 delegados en representación de seis asociaciones locales estuvieron presentes. En ese momento tuvimos una membresía de 3.500 en 125 iglesias, con 22 ministros ordenados y ocho ministros con licencia.
En contraste, el 60º Congreso de la Asociación General, en 2015, tiene 2.571 delegados oficiales en asistencia.Representan a 18.479.257 Adventistas del Séptimo Día de todos los continentes. Vienen de 132 uniones con 633 secciones / misiones / asociaciones. Lo que Dios ha obrado por el “pequeño rebaño” ha causado un crecimiento de manera exponencial en 152 años.
En 2010 el número de miembros del mundo se situó en 16.923.239. Tres años más tarde, en 2013, la membresía adventista llegó a un récord de 18 millones por primera vez en la historia. A partir de diciembre 2014 había 18.479.257 Adventistas del Séptimo Día en todo el mundo. En comparación con el número de miembros en 2010, ahora tenemos 1.556.018 miembros más de lo que teníamos al inicio del quinquenio.
Este número de miembros no incluye a niños no bautizados, o los muchos otros que se consideran Adventistas del Séptimo Día. En Papúa Nueva Guinea, por ejemplo, el número de miembros en los libros de registro es aproximadamente 250.000. Sin embargo, un reciente censo del gobierno reveló que cerca de 1 millón de personas se consideran a sí mismos como Adventistas del Séptimo Día. Muchos de los que han salido de la iglesia todavía se consideran adventistas.
En Jamaica los libros de registro reflejan unos 262.000 miembros. El censo del gobierno, sin embargo, revela 323.000 personas que dicen ser Adventistas del Séptimo Día. En Chiapas, México, la situación es similar.
Históricamente el año 1955 fue significativo porque ese año marcó la primera vez en la historia de la denominación que se llegó a una membresía de 1 millón de creyentes. Se tardó 92 años en pasar de una membresía de 3.500 en 1863 a 1.000.000 en 1955. La segunda marca del millón de miembros se realizó a los 15 años, el tercer millón a los ocho años, el cuarto a los cinco años, y el quinto a los tres años. A partir de entonces, se tardó alrededor de dos años para llegar a cada millón adicional de creyentes. ¡Alabado sea Dios!
Este notable crecimiento de la iglesia es especialmente significativo dada la disminución de miembros prevaleciente entre las denominaciones protestantes. De acuerdo con un reciente informe en el cristianismo Hoy la Iglesia Adventista es ahora la “quinta comunión cristiana en todo el mundo, después del catolicismo, la ortodoxia oriental, el anglicanismo y Asambleas de Dios” (Christianity Today, 22 de febrero 2015).
Muchos historiadores de la iglesia han observado que durante los últimos 50 años más o menos el centro del cristianismo se ha desplazado de América del Norte y Europa (Global del Norte) a África, Asia y América Latina (Global del Sur). Los países cristianos de Europa central se están reduciendo, y África, Asia y América Latina se están expandiendo a una velocidad vertiginosa. El Norte Global se compone de países industrializados, continentes tradicionalmente desde donde enviar misioneros, mientras que el Sur Global es reconocido como el campo misionero, hacia donde enviar los misioneros.
Este cambio significativo en la composición de norte a sur ha cambiado fundamentalmente el panorama de la Iglesia Adventista del Séptimo Día también. En 1960 la iglesia en el Sur tenía una membresía de 675.000 (54 por ciento de la membresía mundial). Medio siglo después, sus miembros llegó a 16,9 millones, 91,43 por ciento de la membresía mundial. El Norte Global, por otro lado, tenía 570.000 miembros en 1960 y en 2014 había llegado a casi 1,6 millones, o el 8,5 por ciento de la membresía mundial.

Bautismos

Esta redistribución drástica de la membresía de los países del Norte hacia el Sur Global también se refleja en las estadísticas bautismales. En 1960 los bautismos en el Norte Global representado el 31 por ciento del total, y en el Sur Global 69 por ciento de los bautismos mundo, respectivamente. Para el año 2014, el 97 por ciento de los bautismos mundo vino del Sur y el 3 por ciento desde el Norte Global, un desarrollo trascendental indicativo del crecimiento extraordinario de la iglesia por un lado, y la disminución en el otro.
Estadísticas de los Archivos, Estadísticas, y la oficina de investigación indican que en 2014 un récord de 1.167.796 personas se unieron a la fe adventista en todo el mundo, superando el 1.091.222 en 2013, o el 1.050.785 en 2010. ¿Cuál es el significado de más de 1 millón de personas que se unen a la iglesia en un año? Significa que 3.199 nuevos creyentes se unen a la iglesia todos los días, o 133 cada hora y cada minuto 2,2.
El año 2004 fue la primera vez en la historia de la Iglesia Adventista que más de 1 millón de personas fueron bautizados en un solo año. El impulso se ha mantenido a través de los años; 2014 fue el décimo año consecutivo en el que más de 1 millón de personas se unieron a la iglesia. En este quinquenio solo, 6.618.689 personas se unieron a la comunidad en todo el mundo la fe Adventista mediante el bautismo y la profesión de fe.

Congregaciones

La plantación de iglesias es una prioridad en el esfuerzo misionero de la iglesia. Las últimas cifras muestran que tuvimos 78.810 iglesias y 69.213 grupos nuevos en 2014. En comparación con 2013, un récord de 2.446 nuevas iglesias abrieron sus puertas a los fieles en un solo año, ó 6,7 iglesias nuevas cada día. Cada 3,58 horas una nueva iglesia se planta. El anterior récord se alcanzó en 2002, con 2.416 nuevas iglesias plantadas.El año 2014 pasará a la historia como el mejor año de plantación de iglesias hasta la fecha.
El año pasado fue un año excepcional en 152 años de historia de la iglesia. Fue el año con el mayor número de bautismos y el mayor número de iglesias plantadas. También fue el duodécimo año consecutivo en el que se organizaron más de 2.000 nuevas iglesias en un solo año.
En general las 148.023 iglesias y grupos que la iglesia tenía en 2014 representan un incremento de 12.678 sobre el total desde hace cinco años. Es notable que, en promedio, se han añadido 2.536 nuevas iglesias y grupos cada año desde 2010.

Crecimiento

La tasa de crecimiento promedio en 2014 fue de 1,85 por ciento en todo el mundo. En 2006 la tasa de crecimiento fue de casi el 5 por ciento, por lo que 2006 fue uno de los mejores años en cuanto a crecimiento de la membresía. A una tasa de crecimiento de 1,85 por ciento anual, la Iglesia Adventista del Séptimo Día se considera una de las iglesias de crecimiento más rápido en el mundo.
En cuanto a este cuadro de crecimiento, no está completo sin revisar también las bajas. En el período de cinco años de 2010 hasta 2014, se añadieron 6.212.919 personas a la iglesia. Durante el mismo período, 3.717.683 miembros salieron de la iglesia. Aparte de esos miembros de la iglesia que durmieron en Jesús, la tasa de pérdida neta para el quinquenio es de 60 por cada 100 conversos.
Este porcentaje terriblemente alto es en parte el resultado de las auditorías de membresía, un proceso que identifica y elimina de la pertenencia numeraria a las personas que han dejado la iglesia en los últimos años (y no se les dio de baja). Incluso mirando los últimos 15 años anteriores a la reciente ronda de auditorías a fondo, sin embargo, las pérdidas equivalentes eran de un incremento del 48 por ciento. Si esas pérdidas son personas que han abandonado la iglesia en este quinquenio o su ausencia ha sido reconocida en este quinquenio, se trata de cifras trágicas que la iglesia no puede permitirse.
Las auditorías de miembros comenzaron en el quinquenio anterior y se han recogido a buena velocidad durante este quinquenio. El proceso de auditoría ha confirmado que la honestidad es la mejor política. Una membresía hinchada ya no es aceptable en las estadísticas mundiales.
En una nota positiva, en los Países Bajos se descubrió para su alegría durante una auditoría de miembros reciente, que en realidad tenían más miembros de iglesia de lo que habían pensado.

Desafíos de la Misión

Estamos orgullosos de ser la iglesia más extendida en el mundo, establecida en el 91 por ciento de los países y zonas del mundo reconocidos por las Naciones Unidas. Nos congratulamos por haber sido fieles a nuestro mandato profético de profetizar “sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes” (Apocalipsis 10:11). Hemos tenido bastante éxito en la implementación de la Gran Comisión de ir a “hacer discípulos a todas las naciones.” (Mateo 28:19 y Lucas 24:47).
Cuando pensamos en “naciones”, la mayoría de nosotros pensamos en países como Malí, Egipto, o Brasil. Sin embargo, las palabras en griego son “panta ta ethne”, que va más allá de las entidades geopolíticas. Los más realista es apuntar a los gruposetnolingüísticos de personas dentro de cada nación. Jesús no estaba diciendo que el evangelio debe ser proclamado dentro de las fronteras de cada país políticamente definible, sino más bien en cada agrupación cultural dentro de esos países. El mandato de Jesús no era simplemente una misión para entrar en tantos países como sea posible, o para llegar a tantas personas como sea posible, sino llegar a todos los pueblos del mundo.
Dada la comprensión ilustrada de “panta ta ethne”, podemos deducir que el cumplimiento de la Gran Comisión no se mide por el número de países que entramos, por importante que eso puede ser, sino por el grado en que discipulamos todos los grupos de personas y establecemos congregaciones en todas las naciones.
Kenia es un ejemplo de ello. Kenia siempre ha sido la columna vertebral de nuestro trabajo en el Este de África. El país cuenta con una gran membresía de más de 824.000 en dos Uniones de Asociaciones. La mayoría de los miembros provienen de sólo cuatro tribus, mientras que hay un total 42 tribus en el país. Se estima que el 70 por ciento de la membresía Adventista del Séptimo Día en Kenia pertenecen a dos tribus, la Kisii y los Luo, y sólo el 25 por ciento pertenecen a las cuatro tribus más grandes (Kikuyu, Luhya, Kalenjin y Kamba). Esta situación muestra claramente que las tribus más grandes de Kenia son las menos alcanzadas a pesar del enorme número de miembros, con casi 10.000 iglesias y grupos.
Otro ejemplo es la disparidad entre la misión rural y urbana. Muchos países disfrutan de un crecimiento fenomenal en islas y aldeas. Decenas de miles son bautizados anualmente. Si bien aplaudimos la abundante cosecha en el campo, hay que ser consciente de los prolíficos millones de habitantes de la ciudad que necesitan el mensaje de los tres ángeles tanto como la gente del campo. Una mejor comprensión de “panta ta ethne” debe guiar nuestra estrategia de misión para abarcar todos los grupos de personas y no sólo a ciertos segmentos de la población.
La frase “panta ta ethne” también implica que la Gran Comisión no se limita a la misión extranjera. Misión extranjera es sin duda un componente crítico en el cumplimiento de la Gran Comisión. Cuatro quintas partes de los no cristianos en el mundo nunca se alcanzarán a menos que intencionalmente misioneros transculturales enviaremos. Pero la Gran Comisión no tiene que ver con la misión extranjera. Todos los creyentes deben tener un enfoque “ta ethne” más allá de sus puertas a las comunidades donde viven. Hay grupos de personas de todo tipo que existen cerca de nosotros. Pueden vivir al lado, por la calle, o al otro lado de la ciudad. Todo el mundo tiene un papel en la misión de la iglesia. Todo el pueblo de Dios pueden participar en la misión.
Elena de White escribió: “Dios espera el servicio personal de todos a quienes ha confiado el conocimiento de la verdad para este tiempo. No todos pueden ir como misioneros a tierras extranjeras, pero todos pueden ser misioneros de origen en sus familias y barrios.“2

Conclusión

La historia de la Iglesia Adventista en los últimos cinco años es de incesante crecimiento voraz, de 14 millones de miembros en 2005, a 17 millones en 2010, a 18,5 millones en 2014. El avance hacia delante de la Iglesia Adventista habría sido inimaginable para nuestros pioneros en 1863, cuando la Asociación General se organizó con apenas 3.500 miembros.
A pesar de nuestros éxitos, sin embargo, grandes extensiones de la tierra siguen permaneciendo inalcanzadas.La ventana 10/40 contiene el 60 por ciento de la población mundial, pero sólo representa el 10 por ciento de todos los adventistas. De las 500 ciudades del mundo con poblaciones de más de 1 millón, 236 se encuentran en la ventana 10/40. ¿Qué vamos a hacer?
Algunos de estos desafíos parecen insuperables desde una perspectiva humana. Pero Dios es capaz; Sus promesas son seguras. La seguridad de Elena de White es inconfundible cuando escribió: “Cuando pensamos en el conflicto antes que en nosotros y el gran trabajo que tenemos que hacer, temblamos. Pero podemos recordar que nuestro ayudante es todopoderoso. Nos sentiremos fuertes en su fortaleza. Podremos unir nuestra ignorancia a su sabiduría, nuestra debilidad a su fuerza, nuestra debilidad a su fuerza inagotable. A través de Él podemos ser “más que vencedores”.“3
Tenemos confianza para creer que incluso los países y personas menos evangelizados pronto verán el cumplimiento de la promesa de Dios a través del profeta Habacuc: “La tierra será llena del conocimiento de la gloria del Señor, como las aguas cubren el mar” (Hab. 2:14). Esta es nuestra esperanza. Este es nuestro sueño. ¡Sólo el Dios soberano puede hacer rápidamente que suceda!
—————-
  1. Textos de la Biblia son de la Nueva Versión Reina Valera. Usado con permiso. Todos los derechos reservados.
  2. Elena G. de White, Testimonios para la Iglesia (Mountain View, Calif .: Pacific Press bar. Assn., 1948), vol.9, p. 30.
  3. Elena G. de White, en la Review and Herald, 09 de julio 1901.

0 comentarios:

Publicar un comentario

deja tu comentario aquí...