Breaking News
Loading...

Translate

viernes, 7 de agosto de 2015

Info Post
Las políticas del Departamento de Justicia Juvenil de Kentucky (DJJ), establece que el personal y los pastores voluntarios, “no podrán decirle a los jóvenes homosexuales que son anormales, desviados, “pecadores” o que pueden o deben cambiar su orientación sexual o identidad de género”.
Los pastores que se nieguen a obedecer estas normas, no pueden ser consejeros en las agencias estatales.El pastor David Wells rehusó cumplir las nuevas disposiciones, y fue expulsado por la administración de una institución de internos de jóvenes delincuentes.
En su defensa, la ONG jurídica cristiana Liberty Counsel alega que “quitarle la Biblia a un pastor es quitarle el bisturí de las manos a un cirujano. Sin ella, no pueden traer sanidad”.
Wells trabajó durante más de 10 años en el ministerio de la prisión que mantiene la Iglesia Bautista de Pleasant View. A él el gobierno le prohibió continuar con su trabajo el 7 de julio. La justificación del gobierno es que se negó a cumplir con una ordenanza como es no criticar los “estilos de vida sexuales alternativos” porque es “despectivo”, “tendencioso” y constituye un “discurso de odio”.
En su defensa, el ministro explicó que ninguno de los jóvenes delincuentes era obligado a asistir a sus servicios o a hablar con él y con otros voluntarios.

Fuente: Acontecer Cristiano
Next
This is the most recent post.
Entrada antigua

0 comentarios:

Publicar un comentario

deja tu comentario aquí...